domingo, 7 de junio de 2015

Por qué creo lo que creo.


Este blog tiene como tema principal la relación entre la fe cristiana con el mundo laboral vivido día a día o en los grandes números. Ante su lectura, ha habido algunos de mi entorno que me han cuestionado la seguridad de lo que creo. Esta y algunas próximas entradas estarán dedicadas a una defensa de mi fe en el cristianismo bíblico.
La fe cristiana está sustentada por la historia.
La defensa de mi fe va a estar estructurada en los siguientes apartados:
  • La religión judía está basada en hechos históricos comprobables por
    • La arqueología del Antiguo Testamento.
    • La filología.
    • Modernas investigaciones de documentos antiguos.
  • Conclusiones prácticas de la historicidad y fiabilidad del Antiguo Testamento.
  • La religión cristiana está basada en hechos históricos
    • La arqueología del Nuevo Testamento.
    • El testimonio directo de espectadores de aquella época.
    • La investigación de historiadores contemporáneos del siglo I DC.
  • Conclusiones prácticas de la historicidad y fiabilidad del Nuevo Testamento.
  • El fundamento dejado por los apóstoles.

La necesidad de que cale hondo la diferencia entre la historicidad comprobable de la religión cristiana contra otras doctrinas radica en que todas estas otras religiones basan su doctrina, no en hechos históricos que sustenten sus declaraciones y la confianza en lo que anuncian, sino en la formulación de pensamientos, actitudes y conductas que no tienen un fundamento sólido, sino el desarrollo racional o filosófico de las ideas del fundador o fundadores. La referencia la hago
Al Islam. Con una base doctrinal de frases que animan y exhortan sin sustentación sólida.
Al budismo. Con una base doctrinal sustentada por la introsprección personal, con el hándicap insalvable de la visible corrupción humana.
Al hinduismo. Con una base doctrinal panteísta, cuando todas las evidencias indican lo contrario, que el ser humano es diferente y trascendente a lo que lo rodea.
La nueva era y afines. La moderna adecuación del sistema filosófico gnóstico contra el que lucharon los primeros cristianos.
Al animismo. Con la veneración de antepasados e influencia de la esclavizante magia negra.
Testigos de Jehová. Dicen basar su fe en la Biblia. Cierto hasta un punto, conviertiéndose luego en la forma moderna del antiguo arrianismo, desbaratado por los Concilios de Nicea y de Constantinopla I en el siglo IV.
Catolicismo. Desde el siglo XV, su alejamiento del fundamento de los apóstoles ha sido evidente.
Mormones. Basado en una revelación a José Smith absolutamente incomprobable. Además intenta basar sus declaraciones en unos sucesos históricos que nunca han podido ser comprobados por los historiadores y por una geografía inexistente en nuestro planeta Tierra.

Ateísmo y agnosticismo. Basado en una negación de la evidencia que nos ofrece la inmensidad de la naturaleza.
Y suma y sigue.

Si la religión cristiana es confiable, la importancia de sus declaraciones deberían tener una influencia en cada uno de nosotros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario